A vueltas con la vitamina D…

A vueltas con la vitamina D… Un par de artículos sobre el tema:

Es hora de que los médicos y pacientes frenemos nuestro entusiasmo por la detección y la administración de suplementos de vitamina D

Seguimos con la vitamina D

En resumen:
– La vitamina D no es inofensiva, y el exceso puede causar problemas.
– No es necesario el screening en adultos asintomáticos que viven en la comunidad.
– No es necesaria la suplementación en la mayoría de los casos aunque aparezca un déficit analítico.
– No está claro el valor analítico por debajo del cual se debería suplementar.

¿Qué pacientes sí pueden beneficiarse de la detección y tratamiento de un déficit de vitamina D?
– Los que mencionan en el primer artículo: enfermedad ósea, niveles anormales de calcio en la sangre, síndromes de malabsorción, enfermedad renal crónica, enfermedad hepática crónica.
– Yo añadiría: personas que viven en residencias o que no salen de casa (principalmente ancianos, pero también se me ocurre pensar en pacientes psiquiátricos), monjes/monjas de clausura…

¿Qué opináis?

Hasta aquí, damas y caballeros, la función del 155

To rule them all

La realidad es tozuda, y al final sucedió lo evidente: las elecciones catalanas se han saldado con una reordenación interna de los bloques, pero sin ningún cambio en el equilibrio, todo el desplazamiento de votos se ha producido en el interior de cada bloque.

Era muy previsible que el votante independentista no cambiase hacia un partido constitucionalista (ni viceversa), la gran apuesta de los segundos consistía en conseguir una muy elevada participación, ya que según su teoría, los nacionalistas gobiernan gracias a que una mayoría de votantes que no se sienten identificados con las instituciones catalanas se quedan en casa… pues bien, se ha incrementado mucho la participación, ha sido la más alta registrada jamás en unas elecciones en España (superior incluso a las generales de 1982), y aún así se ha mantenido la mayoría independentista. Es decir, que entre la gente que se quedaba en casa había de todo…

Ver la entrada original 330 palabras más

Bronquiolitis

Últimamente he leído varias entradas muy interesantes sobre este tema en blogs de colegas pediatras. Como ellas lo explican tan bien, pongo aquí los enlaces:

https://pediatra2punto0.com/bronquiolitis-ya-llega-la-epidemia/

http://www.luciamipediatra.com/bronquiolitis/

https://unfonendoenvillamocos.com/2016/12/20/de-la-epidemia-de-bronquiolitis-y-otras-noticias/

En el último, pincha en los enlaces que aparecen en el texto y llevan a entradas anteriores del mismo blog sobre este tema. También aparece el enlace que pongo a continuación, donde puedes encontrar una guía estupenda sobre bronquiolitis para padres:

http://enfamilia.aeped.es/temas-salud/bronquiolitis-0

¿Qué es la crianza perezosa?

Se supone que antes los padres eran más estrictos, aunque no me queda claro si eso era bueno o malo. Ahora se lleva la crianza con apego, que en general me gusta, pero soy demasiado perezosa como para leer libros o hacer cursos sobre ella. Mis padres no han sido seguidores de ninguna corriente de crianza y creo que lo han hecho muy bien. Yo intento aprender de ellos, de mis suegros, de mis primas, mi cuñada, amigas y compañeras de trabajo. También leo cosas varias y aplico lo que me parece y como me parece. Incluso tengo el libro del Dr. Stivill… Vaya, no tenía que haberlo mencionado, ahora voy a perder la mitad de los seguidores del blog…

Mi Nena es todavía muy pequeña y me estoy sacando el carnet de madre sobre la marcha. Por suerte, tengo a mi Marido, que es el mejor copiloto (y que a menudo es el piloto principal).

Cada familia es un universo y cada niño es un mundo, cuyos problemas y soluciones a menudo no son extrapolables de unos casos a otros. Partiendo de esa premisa, desde esta sección contaré mis experiencias, esperando que puedan ayudar a alguien, o por lo menos que os echéis unas risas.

P.D.: Por favor, que nadie llame a los servicios sociales. Prometo que quiero mucho a mi Nena y hago lo que puedo, aunque a veces soy una madre desastrosa.

¿Quién es la perezosa que escribe este blog?

Me llamo Raquel Rojo Chico. Nací en 1981 en San Sebastián, aunque mis padres y demás familia son leoneses. Me crié en Valladolid, donde viví hasta terminar la carrera de Medicina. Después estuve en Ciudad Rodrigo y Salamanca, y ahí realicé el MIR (la residencia o especialización) de Medicina Familiar y Comunitaria. Luego me ofrecieron empleo en Cáceres, y aquí me quedé. Ahora trabajo en el centro de salud de Jaraíz de la Vera como médico de Atención Continuada, que consiste principalmente en hacer guardias los fines de semana y festivos.

Catarros y gripes

Como estamos en la época de catarros y gripes, me ha parecido un buen tema para inaugurar la sección de Medicina Perezosa.

Lo primero es aclarar algunos conceptos básicos:

  • La mayoría de las infecciones respiratorias están causadas por virus y no se curan con antibióticos.
  • Los catarros o resfriados (que en nuestros informes médicos suelen ser “IRVA”, o sea “infección respiratoria de vías altas”) están producidos por más de 100 virus diferentes. Por eso podemos cogerlos varias veces al año todos los años, y por eso los síntomas pueden variar.
  • La gripe la produce un virus concreto, pero hay varias cepas o serotipos circulando a la vez, y además cada uno va mutando. Por eso si la coges un año es muy raro que repitas, pero sí la puedes volver a tener otro año. A causa de las distintas cepas y sus mutaciones, pueden variar los síntomas y la gravedad. Y por eso también la vacuna se hace nueva cada año, con algunos de los virus más frecuentes que están circulando en ese momento.
  • Además de los síntomas típicos, como mocos, tos, dolor de garganta, congestión nasal, molestias en los oídos o febrícula (de 37 a 38°C), algunos virus pueden dar otros síntomas: fiebre (más de 38°C), vómitos o diarrea, manchas en la piel (más frecuentes en los niños), o incluso “placas” en la garganta (adenovirus). Si hay fiebre alta (más de 39°C) y dolores musculares, solemos catalogarlo de gripe, aunque no podemos estar seguros sin hacer una analítica específica, y generalmente no merece la pena porque el tratamiento va a ser parecido sea el virus que sea (la analítica sí se suele hacer en casos graves que requieren ingreso en el hospital). Si hay vómitos o diarrea, a lo mejor lo diagnosticamos como “GEA”, o sea “gastroenteritis aguda. Si hay manchas en la piel, diremos que es un “exantema vírico”. Si vas al médico y ve “placas” en la garganta pero no te manda antibiótico, fíate de él.
  • Los mocos suelen ir haciéndose más espesos y cambiar de color. La tos puede ir variando y acompañarse o no de expectoración, que a su vez también puede ir teniendo distintos colores y consistencias. Estos cambios son normales en la evolución del proceso catarral o gripal. No indican empeoramiento, ni que haya que tomar antibiótico.
  • Es normal que un catarro dure diez días y la tos hasta un mes.
  • En resumen, los virus que producen catarros y gripes son muy puñeteros y variopintos, pero generalmente no son graves.

En cuanto al tratamiento, es sintomático, es decir, que alivia pero no cura. Las que acaban curando la infección son las propias defensas. El consejo de “paracetamol y mucha agua” parece de chiste, pero realmente poco más se puede hacer. Se puede uno automedicar sin que a su médico le parezca mal. Solamente haré algunas aclaraciones:

  • Que quede claro, y no me importa repetirme: LOS VIRUS NO SE CURAN CON ANTIBIÓTICOS.
  • Dicho esto, tengo que añadir que a veces sí recetamos antibióticos en algunos casos concretos, por ejemplo si sospechamos que alguna bacteria oportunista ha producido una sobreinfección, o si la evolución del cuadro nos indica que lo que parecía una infección vírica en un principio, probablemente estaba producida por una bacteria. Pero el antibiótico SIEMPRE debe recetarlo el médico, con ellos no vale la automedicación. Tendré que hacer otro post sobre antibióticos y sus problemas: efectos secundarios, resistencias…
  • En vez de paracetamol puedes tomar un antigripal, los cuales llevan una combinación de fármacos que tratan varios síntomas a la vez. Pero cuidado con estos medicamentos si eres hipertenso (tienes la tensión alta), porque algunos de sus componentes pueden elevarla. Tampoco deberías tomarlos si tienes que conducir, porque pueden producir somnolencia. Y si tomas otros medicamentos, asegúrate de que no existen interacciones.
  • Los mucolíticos (medicamentos para hacer el modo más fluido y más fácil de expulsar) suelen ser menos efectivos que la hidratación, o sea, lo de “beber mucha agua”. Además, están contraindicados en personas asmáticas.
  • Los antitusígenos (medicamentos contra la tos) suelen ser menos efectivos que la miel. Hay que saber que están contraindicados en niños menores de 2 años, la codeína en menores de 12, y la miel no se puede dar a menores de 1 año.
  • Los descongestivos nasales en spray sí son efectivos, pero hay que usarlos con precaución, a ser posible sólo por la noche y no más de dos o tres días. En cambio, los lavados nasales con suero fisiológico o agua de mar los puedes hacer sin problemas cuando los necesites.
  • Otros remedios caseros, como los vahos con eucalipto o la cebolla cortada en la mesilla, pueden ser efectivos y por probar no se pierde nada.
  • En cuanto al Vicks VapoRub, hay que tener precaución porque puede irritar las vías respiratorias y causas crisis similares al asma, sobre todo en bebés y niños pequeños. Lo de usarlo en las plantas de los pies me suena a efecto placebo, pero como dije antes sobre los remedios caseros, supongo que no pasa nada por probarlo.

El último punto que quería tratar en este post es cuándo conviene acudir al médico:

  • Si al cabo de unos días los síntomas no mejoran o empeoran, o si aparece alguno nuevo que te preocupe, como ruidos o dificultad al respirar, dolor en el pecho…
  • Si tienes alguna enfermedad crónica, especialmente respiratoria (asma, EPOC – enfermedad pulmonar obstructiva crónica…) o cardiológica (ancianos con insuficiencia cardíaca, niños con cardiopatías congénitas…).
  • Otro motivo para acudir al médico, que fastidia tanto a éste como al paciente (que debería estar en su casa para curarse antes y contagiar lo menos posible), es pedir un justificante o baja para el trabajo. Si algún jefe o empresario me lee, por favor, que les dé un voto de confianza a sus empleados y no les obligue a ir al médico a por el papelito en cuestión para uno o dos días de reposo.

Y ya me ha quedado esto un poco largo, así que acabo con unos enlaces: